¿En qué fijarse al comprar un coche de segunda mano?

Blog - Muñoz y Lancharro
Puntos clave comprar coche segunda mano

Todos hemos pasado, o tendremos que pasar por la experiencia que es comprar nuestro primer coche, un momento que siempre hace mucha ilusión, y que debido a ello ciega a muchos compradores. No debemos dejarnos llevar, ya que en la mayoría de los casos ese primer coche es uno de segunda mano para "ir tirando", y debemos disponer de un ojo muy crítico para elegir las verdaderas gangas que existen en este mercado, sin encontrarnos después con la sorpresa de lidiar con reparaciones y más reparaciones.


Para echaos una mano, hoy os vamos a indicar qué pasos seguir y en qué fijarse para que todo vaya sobre ruedas a la hora de comprar un coche de segunda mano:


¿Por donde empezamos con un coche usado?

Lo primero es lo primero, debemos tener muy claro que no podemos quedarnos en el exterior. La apariencia del coche será lo primero que nos llame la atención, pero una carrocería impecable puede esconder graves problemas bajo el capó.

Aun así teniendo esto en cuenta, no está para nada de más que revisemos el exterior, ya que cualquier parte del coche nos puede "chivar" bastante de la vida que ha tenido. Los pequeños golpes y arañazos no suelen representar graves problemas, pero lo ideal es comentarlo con el propietario y que aclare todas nuestras dudas sobre qué le ha ocurrido.

Deberemos prestar mucha atención en el exterior a juntas que no encajen o partes con pintura distinta de la original, ya que esto nos puede indicar que estas piezas han sido reemplazadas y no son con las que salió del concesionario. Por otra parte, mucha atención al estado de la pintura, si vemos que ha perdido el brillo deben saltar nuestras alarmas, ya que puede ser un indicador claro de que el coche no ha dormido en garaje, y eso equivale a problemas a largo plazo.

Una vez hechas estas comprobaciones pasamos al verdadero corazón del vehículo, cuando abramos el capó, deberíamos arrancar y ver que todo está bien sujeto y no hay ningún tipo de ruido extraño al mover la dirección y acelerar. Volveremos también a echar un ojo a piezas más o menos limpias que las demás para saber si el motor ha sufrido reparaciones.

Pasamos después al habitáculo del vehículo, por supuesto todos los pilotos deben estar apagados, y una vez estemos al volante deberemos comprobar dos puntos clave; Los pedales y la palanca de cambios.

Todo debe funcionar como la seda, las marchas deben entrar sin tirones, y no debe haber holgura en pedales o caja de cambios. Cualquier fallo en estos puntos puede significar todo un dinero que nos dejaremos en arreglos a largo plazo por una mala costumbre de conductores anteriores.

Dentro del coche, deberemos también comprobar los sistemas de seguridad, que el cinturón de seguridad se ajuste con facilidad y cómo debe, y que las juntas de los airbags encajen perfectamente.
Finalmente, la prueba de fuego es la conducción, todo lo mencionado antes debe converger aquí para darnos un rodaje suave, deberemos asegurarnos de poner a prueba los frenos y cambios, tanto a alta como baja velocidad.

Si seguimos todos estos pasos deberíamos a estar ante un coche digno de nuestro dinero, como mínimo, pero siempre puede haber dudas, y con nosotros las tendrás resueltas.